Flamengo es el nuevo Campeón Continental

Después de 38 años de su único título continental, Flamengo volvió a proclamarse campeón de la Copa Libertadores de América al vencer 2-1 a River Plate este sábado en Lima, en la primera final única en 60 años de historia del máximo torneo de clubes de la región.

Gabriel Barbosa 'Gabigol', con dos fantasmagóricos goles a los 89 y 90+2 minutos, fue el héroe de un 'Fla' que estuvo en aprietos en todo el partido y logró salvar los papeles gracias a su temible goleador, el máximo artillero de la Copa con 9 anotaciones.

Por el equipo ‘millonario’, que defendía el título conseguido en Madrid en 2018 al vencer a su archienemigo Boca Juniors, anotó el barranquillero Rafael Santos Borré (14). “Esta nación lo merece. Todo lo que hicimos fue luchar hasta el final”, explicó el volante Everton Ribeiro tras la conquista del título.

Bastaron unos primeros minutos de estudio, en los que la pelota iba y venía sin gobierno en un abarrotado estadio Monumental, para que River Plate pusiera orden en el juego con un control efectivo de la pelota, que Flamengo sintió y lo padeció.

Así llegó al gol a los 14 minutos con Borré, su tercer tanto en la Copa. Palacios inició la jugada en el medio, abrió a la derecha para la carrera de 'Nacho' Fernández y éste presionado por Filipe Luis en el área grande tocó en diagonal atrás. Matías Suárez hizo la jugada de distracción dejando pasar la pelota, y Borré, sobre el punto penal, la cazó de derecha para vencer a Diego Alves.

Flamengo saltó para la segunda mitad con la intención de dejar la piel en la cancha e intentar avasallar a un River que no logró sostener la intensidad con la que jugó en la primera parte. El ‘Millo’ perdió el eje y cedió el control del juego a un Flamengo que poco a poco comenzaba a parecerse al que domina en el Brasileirao, y donde podría ser campeón el domingo sin jugar.

Y así fue como apareció el temible Gabigol, ausente durante todo el partido para amargarle a River la posibilidad de un quinto título con dos goles sobre el final del partido. El fútbol le tenía destinado un lugar en la gloria al joven delantero brasileño, y éste, como los buenos goleadores, supo castigar en el momento adecuado. El mítico estadio Maracaná, donde miles de brasileños siguieron ayer la final de la Copa Libertadores por una pantalla gigante, estalló de júbilo y los petardos retumbaron en todo Rio de Janeiro tras el triunfo de Flamengo.